Mensaje de Cindy Palacio Mediavilla

Cindy Palacio Mediavilla Miss Cuba 2010

En El Mejunje de Santa Clara, tras ganar Miss Cuba 2010.

En el 2001, comenzamos a asistir al proyecto por convicción y por la necesidad de reunirnos, a pesar de ser pocas, para aprender sobre nuestras realidades de las que solo sabíamos lo que vivíamos.
Recuerdo que los primeros encuentros fueron en mi casa. Después todas fuimos a refugiarnos al CENESEX por la transfobia policial, que un buen día dijo que no podía haber travestis en nuestras calles. Entonces el grupo se convirtió en un amparo, aunque también somos muchas las que queríamos estudiar y aprender más.

Desde entonces, ha habido muchos logros. Ya la sociedad nos ha visibilizado y muchos se han sensibilizado, a pesar de seguir en aumento el VIH entre hombres que tienen sexo con hombres, en una categoría en la que estamos incluidas.
La única alternativa para detener la enfermedad hasta ahora es la prevención y está en la mente de todas y todos los que asisten a los encuentros, aunque a veces sea difícil o no quieran llevarlo a la práctica sus conocimientos.
Nuestras familias también nos miran con otros ojos, gracias a los encuentros que el CENESEX ha propiciado y hemos entendido juntas que tenemos que nos valorarán por lo que seamos capaces de ser como personas, independientemente de nuestra orientación sexual y nuestra identidad de género.
Hemos logrado que funcionarios del gobierno y personalidades de la cultura nos apoyen y visiten en actividades, como Ricardo Alarcón y Rosa Fornés. Hemos sido profesores de personas heterosexuales como novios, vecinos y amigos a la hora de hacer prevención del VIH, de sexualidad y de otros temas que a veces hasta los profesionales de la medicina desconocen.
Falta mucho por luchar para seguir hacia alante. La sociedad cubana es bastante difícil para luchar contra la homofobia por eso hay que  persistir.
Un besote grande que va a empezar Nuestra Belleza Latina y, como toda una Miss, voy a ser de jurado desde mi camita.
Besos a Mayra. Dile que la quiero y que le tengo que  agradecer mucho. A Elvia de Dios también que conmigo fue un pan. Y a ti que eres divina.
Saluda a Angeli que siempre me escribe, a Malú que tanto hay que agradecerle por su labor diaria. A todas las muchachitas, en especial a Olivia y a mi hermana, Diana, que  todos los días la extraño y quisiera que estuviera a mi lado, porque sin ella la vida me es un poco rara.
Ya, que no quiero estar triste. Felicidades. Las quiero a todas. Un besote de corazón, Cindy.

Quito, Ecuador. Escrito vía Facebook a Marta María Ramírez.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: